blognoticias

#ContagialoBueno con Nikos y Katerina

By Thursday April 16th, 2020 No Comments

With love, dignity and respect: la máxima de “Home for All” que alimenta Lesbos

ProemAID

La crisis sanitaria ha sido un duro golpe para ProemAID, sobre todo porque la mayoría de nuestros voluntarios son profesionales de las emergencias y sanitarios. Por este motivo durante estas semanas hemos dividido fuerzas para estar donde más se nos necesita en colaboración con otras organizaciones: distribuyendo pantallas de protección facial en Sevilla y Granada con la Fundación Ochotumbao, con Sea-Eye en el Mediterráneo Central con la misión número 11 del proyecto “Alan Kurdi” y, por supuesto, allá donde haya hecho falta a nivel local elaborando mascarillas y pantallas con asociaciones y grupos locales.

Nuestro compañero Coke con el Club Natació Palamós haciendo pantallas de protección facial

Aún así, no podemos olvidarnos de Lesbos. Ya antes del confinamiento la situación en la isla era complicada. La apertura de fronteras de Turquía generó una nueva oleada de entradas, violencia desmedida por parte de Grecia, la absoluta despreocupación de Europa y un mayor desbordamiento de los campos de refugiados, con lo que eso supone para las condiciones de vida de estas personas, de por sí nada boyantes. Este cúmulo de circunstancias obligaron a las ONG que trabajaban con el colectivo en la isla – y que también sufrieron actos de violencia – a replegarse, ya que no podían garantizar la seguridad de sus voluntarios y que se venía encima de manera inminente la crisis del coronavirus. Ya no hacen falta excusas para mantener a los solicitantes de asilo en el olvido: pero siguen allí y con mayor riesgo que nunca.

Nuestra conexión con Lesbos se mantiene a través y gracias a Nikos y Katerina, fundadores de “Home for all”. En 2014 ambos vivieron su primera experiencia con los primeros refugiados que llegaron a la isla y desde entonces han dedicado todos sus esfuerzos en ofrecerles lo más básico para la supervivencia: comida.

Home for All en agosto de 2019

Han hecho de la comida y todo lo que la rodea una plataforma que no solo alimenta el estómago; también las mentes, a través de talleres de cocina, o las almas, gracias a las clases de música en colaboración con la ONG Conect by Music.

En su incansable labor trabajan con mujeres, personas que llegan solas, menores no acompañados…con una actitud flexible que permita adaptarse bien a las necesidades de cada cual. Gracias a las donaciones que reciben amplían su rango de acción, pudiendo permitirse asistir también a los locales con necesidades.

Desde que comenzara esta pandemia sus actividades se han visto canceladas e invierten la mayoría de los recursos en comprar vitamina C y alimentos para que voluntarios puedan cocinar y dar de comer a las personas que viven en Moria, así como en facilitar medicamentos y ropa de cama limpia para quienes llegaron los últimos a la isla a finales del mes de febrero.

El mensaje de Home for All es simple: si puedes ayudar, ¡hazlo!

Y cómo los conocemos y sabemos que ese mensaje no es simplemente un mensaje, sino una máxima, un estilo de ser y estar en la vida: si podemos ayudar, ¡lo haremos! Porque ellos están siendo nuestras manos ahora que no podemos estar allí. Atendiendo a la realidad de que tendremos que replantear las fechas del Proyecto Agua, hemos decidido que parte del presupuesto que se iba invertir en el tiempo que tendríamos que estar en la isla y no podremos será enviado a Nikos y Katerina, para que sigan alimentando a los ciudadanos solicitantes de asilo, proveyéndoles del único soporte con el que pueden contar para luchar contra el COVID-19: sus propias fuerzas y todo el ánimo, la dignidad y el cariño con, el que nos consta, este grupo humano los trata.