25 de Febrero de 2019

PROEM-AID

Aprendí que el coraje no era la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él. El valiente no es quién no siente miedo, sino aquel que conquista ese miedo”.

Nelson Mandela

 

Sigue la misión de Proemaid junto a Sea-Eye abordo del Alan Kurdi en zona SAR en el Mediterráneo. Somos el único equipo de rescate en la zona.

Después de unos días de navegación nuestro compañero Sebas nos envía el reporte de estas últimas jornadas.

Cubierta del barco
oteando el horizonte

“Han sido días complicados. A las pocas horas de llegar a la zona SAR, nos encontramos con una gran tormenta que se nos acercaba por el norte para instalarse en el área durante todo el fin de semana.

Por eso, nos vimos obligados a buscar refugio en las costas de Túnez, concretamente ante el puerto de Sfax. De no haber hecho esto, hubiéramos puesto en peligro el barco, la misión incluso a nosotros mismos. 

Tras varios días a la espera de que amainara el temporal, nos enfrentábamos a la posibilidad de regresar directamente al puerto de Palma sin volver a la SAR zone. 

Tormenta azotando

Para nosotros hubiera sido decepción. Aunque esta decisión se debía a factores meteorológicos y de seguridad, sentíamos que nos íbamos sin cumplir la misión del todo. 

Finalmente, después de varias hora de deliberación se ha tomado la decisión de volver a la zona SAR. Las condiciones meteorológicas nos son las mejores. Las condiciones a bordo tampoco son perfectas. Pero, dada la situación actual en el Mediterráneo y con la mayoría de las ONG con sus barcos atrapados en diferentes puertos de Europa, si ahora nos volvemos para casa no habrá nadie aquí que preste ayuda. 

Así que ahora, más decididos que nunca enfilamos rumbo sur hacia la última fase de la misión.

Mar picada

 

Tardaremos unas 22 horas en llegar. Una vez allí, tenemos previsto quedamos hasta el miércoles. Los últimos días en la zona SAR a bordo de este viejo carguero prometen ser intensos. La tripulación lo tiene claro. En la medida de nuestras posibilidades, vamos a dar lo mejor de cada uno de nosotros.

Sebas